11 reflexiones sobre “Un perro asoma

  1. sherezada

    Sabes que mi hociquito ha estado husmeando por aquí, lo sabes. Luego de un letargo fastidioso de leer los blogs amigos sin saber comentarles me han vuelto a salir palabras, letras, para dejar mis huellas en sus sitios. Algo es algo.
    Ten, uno de mis atrevimientos:
    Llueve.
    Un corte en las venas,
    la boca sonríe.

    Responder
  2. Lester Autor del Post

    Sabes que tu hociquito es siempre bienvenido aquí, lo sabes. Se agradecen tus huellas por esta luz reflejada que tú has emebellecido con tus artes mágico informáticas.

    Vaya, escalofriantes los versos que me compartes. Mi boca está lejos de sonreír con ellos, pero vamos a sonreír, para mantenernos arriba: jajajajaja! Me recuerda los haikus de muerte de los poetas japoneses, ya sea los suicidas o los enfermos graves, que ante el momento final, dejan un haiku de despedida, hay toda una tradición de estos haikus. Espero que no seas tú quien inicie la tradición en Cuba.

    Responder
    • sherezada

      jajaj no, descuida, no creo portar la valentía del suicidio, ni tengo -que yo sepa- alguna enfermedad terminal, y espero no caer jamás en la ausencia de cordura que lleva a quitarse la vida. Son solo estados de un alma trémula, analogías locas de un día gris, solo eso jejeejeejej

      Responder
    • Lázaro

      Esta es la serie completa:
      HAI-KU DEL RELOJ

      I
      Al mediodía,

      el cenit es sombrero

      de azules chispas.

      II
      Cae la tarde

      herida mortalmente

      y mana sangre.

      III
      Surge la luna.

      Del toro de la noche

      cuernos que alumbran.

      IV
      Son las estrellas

      párpados misteriosos

      que pestañean.

      V
      Ladran los perros.

      Se asustan de la noche

      y del silencio.

      VI
      Los gallos cantan.

      Miden de pico a pico

      la madrugada.

      VII
      Viene la aurora.

      Con velo de neblina

      se va la sombra.

      Jesús Orta Ruiz. Tomado de Entre el reloj y los espejos, Edit. Letras

      Cubanas, La Habana, 1990.

      GRACIAS A TI POR REFLEJAR…
      SALU2

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *